jueves, 26 de diciembre de 2019

ULTRA MARATON COSTA DE ALMERÍA




   El pasado día 7 de diciembre se celebro en Almería la quinta ultra maratón, once amigos del C.E.I  decidimos  apuntarnos en una nueva aventura, esta también es lejos, por lo que teníamos que hacer una buena planificación.
   El tema de inscripciones no había ningún problema cada uno el suyo, hotel, una compañera se cuido de buscarlo  y hacer la reserva, desplazamiento esto  estaba más complicado, todos no disponíamos de los mismos días, el avión no había demasiadas posibilidades,  en tren tampoco había horarios que nos fuera bien a todos, así que se decidió ir en coches particulares, una furgo de 7 plazas y un coche normal.
   Como somos de diferentes pueblos, y alejados, para no perder demasiado tiempo, decidimos juntarnos en Vila Franca, Viernes 6  a las seis de la mañana decidimos juntarnos en dos sitios diferentes, y cuando nos juntamos, allí desayunamos y seguimos el camino.

   Cuando nos faltaban unos cien km para llegar nos paramos para comer y sin prisa, tan solo nos faltaba llegar al hotel y buscar los dorsales, los daban justo en frente del hotel.
   Llegamos al hotel dejamos el equipaje, y salimos en busca de la documentación, nos hicimos la fotos de rigor, escuchamos la charla correspondiente del recorrido que nos esperaba, y salimos  a buscar donde cenar algo, estábamos cansados y por la mañana teníamos que madrugar así que a las diez a la cama.


   Por la mañana a las 5 h tocaba el despertador, teníamos que coger el autobús que nos llevaría al punto de salida, esto era en Aguamarga, y nos encontrábamos en el Toyo – Retamar, que es donde se encontraba el punto de llegada, separado por 75 km que es lo que nos esperaba.


   Llegamos con bastante tiempo de antelación para la salida, estaba previsto a las 7 h  y se atraso como diez minutos, había bastantes nervios y preocupación, ya que teníamos un corte en el km 44 y sino corrías de vez en cuando había posibilidades de no llegar a pasarlo, en esta ocasión nadie había quedado para ir juntos, todos salimos corriendo y en pequeña subida, yo me enganche al amigo Víctor que está en mejor fuerza física que yo, le aguante mientras pude sin darlo todo, era consciente de mi forma física, no había entrenado lo suficiente y quise tirar de mi experiencia, no me fue mal del todo, aunque en el km 38 tuve un malestar general, había hecho algo que no estoy acostumbrado, me había tomado un gel y me sentó fatal, al menos eso pienso y mira que se que no hay que hacer experimentos el día de la prueba, llegue al corte con una hora de margen pero fatal, casualidades de la vida allí estaba un compañero de los que sale los jueves con nosotros, es de la zona y acerco a vernos, me dijo te veo mal que te pasa, se lo esplique y me dijo que abandonara, ya te llevo yo a meta, era el avituallamiento me puse a comer algo y no me entraba nada, tan solo unos refrescos y algo de fruta me iba encontrando mejor, pero mal, aun me quedaban 33km  y algo de margen para el próximo corte, decidí seguir al menos hasta el siguiente control, ahí sí que tuve que tirar de mi experiencia, por suerte me fue bien, y tuve fuerzas para terminar con dos horas de margen.


   Hay unos parajes muy bonitos, es casi todo costa, es exigente por el desnivel que hasta concentrado en los cincuenta primeros km, los últimos se hacen pesados por lo llano que son, y el cansancio acumulado, y al final de noche.
   Me dieron trofeo al más veterano que termino la prueba de hombres, a la compañera Ana también se lo dieron como mujer.


Se me olvidaba dos de los compañeros no pasaron el primer corte y tuvieron que abandonar.
         TOTAL 75 KM, Y 1752 MT DE DESNIVEL POSITIVOS, EN 12 H Y 55 M.
  Unos de los amigos tienen familiares en Roquetas de Mar, querían hacerles una visita y para allí fuimos todos, nos enseñaron sus invernaderos y nos explicaron con todo detalle cómo funciona, desde la hortaliza y el comercio, a mi me sorprendió mucho todo, en especial el suelo, y el diámetro de los tomates, todos iguales, y la duración de las plantas, nos obsequiaron con unos cuantos.  



SI QUERÉIS VER MÁS FOTOS PICA     AQUI

viernes, 28 de junio de 2019

LOS 100 DE GALICIA 2019 (RIVEIRA)

 
   Un año más he decidido participar en esta caminata y ya van tres  consecutivos, después de una preparación tanto física como logística llego el día. El primer año fuimos 7 el segundo 9 y este 21 más 5 acompañantes todos del mismo club. C.E.I
   Lo único que se ha hecho en grupo ha sido la reserva del hotel, y el restaurante para hacer la mariscada, esto a última hora, el hotel con mucho tiempo de antelación, no había tanto donde elegir y para tanta gente, las inscripciones se hicieron los primeros días de abrirlas, por un motivo, dentro de los 50 primeros hacían un sorteo de un dorsal gratis, la mayoría teníamos claro que íbamos a ir y si alguno tenia suerte pues mejor, y así fue le toco a la compañera y amiga Paqui, el desplazamiento y la estancia han sido muy diferentes por diversos motivos, unos en avión y a distintas horas, otros en coche particular, y otros en tren. Todos los que hemos utilizado el transporte público hemos alquilado coche para los desplazamientos, se hicieron grupos para el alquiler de los coches, nosotros éramos cuatro, Víctor, Manolo, Xei Caros, y un servidor.
   Aviamos quedado en Sans con los compañeros que coincidíamos en el horario de tren, nosotros salimos de la estación de la LLagosta a las 8:15 h, el tren que nos llevaría a Santiago de Compostela, de la estación de Sans, tenía previsto la salida a las 9:30 h, y no fue así salimos ½ h tarde.


   El viaje era largo y lento, como íbamos varios nos lo pasamos bien, al menos hasta que vimos que los tiempos no se cumplían, teníamos una hora de margen para recoger los coches con la hora oficial de llegada, y el cierre de las oficinas de alquiler de los coches, nos pusimos en contacto con la oficina y les explicamos la situación, la repuesta no hay problema de tiempo, si económico les costara 78 € por coche, nos pareció abusivo pero no teníamos otra opción, el hotel reservado esta a 80 km del lugar, en fin cuando llegamos al hotel ya eran las dos de la madrugada, un día largo y al final estresante.
   A la mañana siguiente no había que madrugar, pero teníamos cosas que hacer, como desayunar a una hora en concreto, e ir a buscar la documentación de la caminada, esta no empezaba hasta las 16 h y también teníamos que buscar donde comer todos juntos y que nos hicieran pasta, es lo ideal antes de empezar una prueba de esta calibre, la salida estaba situada a dos minutos del hotel, habíamos quedado 10´ antes para hacernos las obligadas fotos de rigor, los nervios a flor de piel de la mayoría de los participantes reto conseguido.


   Dan la salida a la hora prevista, esta fue neutralizada por la organización hasta el km tres,  me gusto mucho el hecho de salir despacio para el calentamiento y poder saludar a las personas que había compartido km los años anteriores, en esta prueba somos conocidos como los catalanes. A partir de este punto cada uno coge su ritmo,




 este año no habíamos cogido el compromiso de ir juntos, pero hay estábamos hasta el control dos, habíamos comentado que como el perfil de inicio era sencillo de que sería el momento de ganar tiempo pensando en la noche, y además las temperaturas eran idóneas, en este punto había gente que se iba quedando así que decidí irme para ganar algo de tiempo y en busca de otros compañeros que estaba por delante, no tarde mucho en darles alcance y me uní a ellos hicimos barios km juntos y a buen ritmo, nos unimos a otras personas y se izo un buen grupo,

 en uno de los avituallamientos el grupo se rompió, cuando me di cuenta estaba solo con una pareja sin saber si los compañeros anteriores están delante o detrás, seguían pasando los km sin pensar en nada en particular simplemente hablado con ellos, de golpe apareció otro compañero con mayor ritmo que el mío pero no está en su mejor momento, así y todo nos adelanto, pasado unos minutos vi que se estaba distanciando, les comento a la pareja que voy a ver si lo pillo y le puedo seguir su ritmo, pero sin quemarme y así fue lo pille, y seguimos juntos bastante tiempo, hasta un control que se encontraba su pareja y como es normal se detuvo un poco, me dijo vete después te pillo y así fue, de nuevo hicimos un grupo de cuatro, habla que te habla hasta el punto que cuando nos dimos cuenta no teníamos señales, retrocedimos en busca del camino marcado y no lo encontramos, mano a los GPS y móviles intentando encontrar el camino adecuado, salimos a una carretera i vimos que nos llevaba al camino correcto, después de 3 o 4 km lo conseguimos si pero aviamos perdido casi una hora, con las personas que nos incorporamos nos preguntaban qué hacéis aquí, vuestros compañeros están bastante por delante, en ese momento intente no darle importancia a lo sucedido, ya era de noche y estaba empezando a llover, al pasar la carretera vimos un bar abierto al quien dijo nos tomamos una cerveza, y ninguno pusimos peros, cuando salimos no llovía aun que no tardo en hacerlo de nuevo, varias veces nos pusimos y nos quitamos el chubasquero, seguíamos a buen ritmo hasta que dimos alcance a los compañeros de inicio, todos sorprendidos por la  situación, les explicamos lo sucedido y me uní a ellos, km 47 pabellón para cenar había mucha gente y no teníamos sitio para sentarnos juntos, cuando se termino salimos todo el grupo juntos poco a poco, cada uno iba adaptándose a la realidad, la lluvia cada vez más intensa y las temperaturas a la baja, íbamos despacio aun así algunos se quedaban rezagados el sueño hace mella en algunas personas, yo empecé a tener un dolor en la zona lumbar no excesivo pero constante, mi cabeza no iba bien, nunca había sentido esa sensación, con la experiencia de los años anteriores y mi situación real cuando llegamos al km 60 en el avituallamiento saludo al vicepresidente y le comente que si me podía llevar a la meta que no iba bien, me contesto ahora mismo, informe a los compañeros de mi decisión y no lo entendían, y así lo hice, en menos de una hora ya estaba en la meta, allí mismo me duche puesto que la organización tenía mis cosas en el lugar, esto lo hicimos porque desde este punto hasta el hotel teníamos algo más de dos km, no era normal que después de hacer 100km tuviéramos que ir al  hotel para después volver a comer.
     A las 10 h me levante y baje a la cafetería del hotel para desayunar algo, mi sorpresa fue que me encontré con otros compañeros que iban por delante de mí,  más rápidos que yo y ya se encontraban en el lugar y es que  también habían abandonado, cogimos el coche de uno de ellos y nos dirigimos a la meta haber llegar a los compañeros, fueron llegando poco a poco los últimos del grupo nuestro llegaron a las 14h todos felices y contentos, a continuación nos metimos en el pabellón para  comer todos juntos, la comida muy bien, y el ambiente espectacular de autentica fiesta.



   A continuación a descansar, algunos lo necesitaban más que otros, por la noche algunos ya ni se levantaron ni para cenar, otros nos fuimos a cenar algo pero rápido, la gente estaba cansada y necesitaba descasar.
   Lunes 24 día de celebración en grupo, tocaba mariscada, estábamos todos menos tres, por tema de horarios, todo el día de celebración, por la mañana cada uno se levanto cuando quiso, unos para desayunar y otros para almorzar, con lo que nos esperaba después, habíamos quedado en el restaurante a las 13 h, este se encuentra en Castrofeito la coruña, a unos 80 km del hotel no muy lejos de Santiago, la comida y el ambiente todo un éxito en todos los sentidos, ya lo conocíamos del año pasado, aquí empezaron las despedidas, los que salíamos al día siguiente nos fuimos a la capital hacer de turistas, de regreso al hotel ya tarde nos paramos a cenar, en el mismo sitio donde yo me había parado a tomar una cerveza durante la caminada, pura casualidad, aquí se termina mi aventura, bueno falta el regreso que fue largo y pesado, lo esperado.   
    SI QUERÉIS VER MÁS FOTOS PICA   AQUÍ

jueves, 16 de mayo de 2019

RUTA DEL QUIJOTE 2019

 

   De  nuevo una aventura más, en esta ocasión en BTT, cinco compañeros que habitualmente salimos todos los miércoles decidimos hacer esta ruta, eso sí sin prisa, se trataba de pasarlo bien con el mínimo esfuerzo, cosa que no siempre es posible, en esta ocasión lo conseguimos, a pesar de los quilómetros que hicimos, con no demasiado desnivel.
   La logística corrió a cargo del amigo Andreu, lo tenía todo planificado, llegada y salida de diferentes poblaciones y km, y hoteles reservados, y una furgoneta para el desplazamiento, a la hora prevista estábamos todos en el punto de encuentro, con las bicis dentro del vehículo y listos para salir, faltaba una cosa, el almuerzo antes de salir, lo hicimos en el mismo hotel de reunión.
   Salimos de la LLagosta el lunes 6 de Mayo, con dirección San Clemente  provincia de Cuenca, nos paramos a comer en el pueblo de Chiva Valencia, este día no teníamos previsto coger la bici, así que nos lo tomamos con calma, alas 18h llegamos al lugar buscamos el hotel y dejamos la furgoneta en un patio bien guardada, ya que tenía que estar toda la semana sin moverse, montamos las bicis y las preparamos para tenerlas listas a primera hora de la mañana.
   Antes de cenar tuvimos tiempo para hacer la visita al pueblo, la iglesia, el museo, y sus calles me sorprendieron por la limpieza, nos dijeron que tiene unos 8000 habitantes.

   Martes 7  nos levantamos no muy temprano y desayunamos en el mismo hotel, nos esperaban unos 75 km, teníamos todo el día por delante así que despacito disfrutando de los paisajes, cereales muchas viñas y ajos, esto fue en el pueblo de Pedroñaras capital del ajo, en la provincia de Cuenca, me sorprendió la cantidad de eztarias que llegamos a pasar, nos paramos con un agricultor para informarnos del tema y nos dijo que tenían pocos, nos paramos a comer en el pueblo de Mota del Cuervo, después seguimos el camino y nos desplazamos de la ruta marcada, para visitar los molinos de Don Quijote, son impresionantes de grandes y curiosos por dentro, hicimos una ruta guiada y nos dieron todo tipo de información al respecto,


 terminamos en el Toboso provincia de Toledo, allí pasamos la noche, antes de recogernos dimos una vuelta por el pueblo, también muy limpio, y muchas estatuas referentes al Quijote y Dulcinea.


   Miércoles 8 este día nos esperaba un día aun más tranquilo que el anterior por el recorrido que era muy llano, al final no fue así ya que tuvimos mucho viento y no había manera de avanzar, salimos con un desayuno muy suave y con el esfuerzo que íbamos haciendo nos paramos a almorzar en Campo de Criptana, aquí también visitamos más molinos, ya con menos interés que el día anterior,


 para comer tuvimos que desplazarnos de la ruta, lo hicimos en Alameda de Cervera, aquí no estaba previsto todo fue por el viento que nos ralentizo el horario previsto, llegamos a Tomelloso que era el lugar para dormir, una ducha y el paseíto por el pueblo, con cierta dificultad por el aire y las temperaturas que habían bajado mucho, un pueblo grande y no demasiado interés, y además obras por todos los lados, a destacar su enorme plaza y el balcón del museo,


 este pueblo pertenece a Ciudad Real.
   Jueves 9 esta etapa fue mucho más amena y entretenida que el día anterior, el paisaje había variado, menos viñas y más variedad de todo, para empezar fuimos muchos km siguiendo el margen del canal,



 con sus sembrados en ambos lados, hasta llegar al embalse de Peña Roya, en la parte inferior, desde este punto se divisaba el castillo en todo lo alto, 

tuvimos que retroceder para coger el camino para  visitar al castillo por el exterior, estaba cerrado, su entorno bonito sobre todo  la presa por la cantidad de agua y sus paisajes de fondo,



 desde aquí algunas subidas importantes y entretenidas por el paisaje y los conejos que se nos iban cruzando por delante de nosotros, hasta llegar al pueblo de Ruidera provincia de Ciudad Real, aquí comimos, por cierto bastante bien, aun nos quedaban muchos km hasta llegar al destino, Las Lagunas de Ruidera este provincia de Albacete, el recorrido muy bonito lagunas y más lagunas, mucha vegetación y cascadas que salían no se ve de donde y es que las lagunas tienen diferente niveles,


 el hotel justo al lado de una de ellas con unas vista maravillosas, por cierto, el más caro de todos y el más cutre.
   Viernes 10 salimos del hotel de las lagunas con un desayuno flojito, así que cuando llegamos a Ossa de Montiel decidimos parar para almorzar, sobre el papel esta era la etapa más dura de todo el recorrido, y así fue, aunque no tanto como se esperaba, el paisaje más ostero, nada que ver con el día anterior, antes de comer en el pueblo del Bonillo, provincia de Albacete, nos desviamos un poco para ver de cerca el parque eólico,

 impresionan lo grande que son, teníamos previsto dormir en este ultimo pueblo, íbamos bien y decidimos hacer algunos km más, ya que la última etapa era muy larga, nos paramos a dormir en Munera, también de Albacete.
   Sábado 11 salimos bien desayunados, teníamos una etapa larga pero sencilla, hicimos muchas paradas por cualquier escusa, como si no quisiéramos que se terminara, seguíamos viendo viñas y de todo un poco, nos sorprendió unas plantaciones que ninguno sabíamos lo que eran, nos cruzamos con un campesino y le preguntamos, nos dijeron que pistachos, nunca los había visto, al entrar en el pueblo de Villarrobledo tuve un percance con el portaequipaje, como nos quedaba poco y fácil, los compañeros me llevaron mis alforjas y así pudimos continuar, y aprovechamos para tomar una cervecita, comimos en el pueblo de Provencio, ya de la provincia de Cuenca, restaurante, el Pocico calidad precio muy bien. A las 18h ya estábamos en el pueblo dando por finalizado el recorrido en bicicleta, para celebrarlo un gint Toni, de nuevo dimos una vuelta por el pueblo esperando la hora de cenar.
   A la mañana siguiente cogimos la furgoneta y de regreso a casa, con su parada para comer, a las 21 h llegábamos a casa un poco más tarde de lo previsto, debido a un accidente que nos pillo en medio de la autopista, felices y contentos ya estábamos en casa.
   Total unos 340 km.

          SI  QUERÉIS VER MÁS FOTO  PICA   AQUI
SI


martes, 12 de marzo de 2019

MI VIDA DEPORTIVA

Un día inesperado hace aproximadamente 22 años y en primavera, sin saber porque salí a correr, no aguantaba ni diez minutos seguidos, no sé cuantas paradas hice hasta llegar a casa, todo para hacer no más de cinco Km, después de varios días saliendo, un día me encontré con el amigo Raya, por cierto hacía mucho tiempo que no lo veía, hablamos un buen rato y me informo de lo que hacía, unos días más tarde decidí ir a entrenar con ellos, por supuesto no podía seguir su ritmo, pero nunca me dejaron solo, eso me gusto mucho, vi compañerismo, poco a poco fui cogiendo ritmo, no tarde demasiado en poder seguir a los más lentos del grupo.

No faltaba ni un mes para que se celebrara los 10 km de Martorell, me convencieron para que participara, la verdad me hacía ilusión el poder participar por primera vez en una carrera, llego el día. Tomo la salida con algunos nervios de novato supongo, estaba acompañado del amigo Jaume Rivas, el iba frenando para no dejarme solo, un poco antes de el km 5 yo tenía mucha set y se lo comente, el me contesto yo también, hacía mucho calor, cuando llegue al avituallamiento cojo la botella y supongo que bebería, no lo recuerdo, lo que si se que no termine la carrera, me faltaban unos quinientos metros para la meta, el amigo Jaume se había adelantado y no se entero de nada, cuando llegaron a la meta comentaron lo ocurrido y nadie sabía de quien se trataba, tan solo la amiga Conchita dijo si yo he pasado y había mucha gente parada pero no le dio importancia, y aquél Hera yo. Suerte que estaba enfrente del hospital y no tardaron mucho en atenderme, no me entere de nada hasta pasadas unas horas, cuando despierto me encuentro tumbado en un salón grande, rodeado de mucha gente y con sabanas empapadas de agua encima de mi era para que me bajara la gran temperatura que tenia, me dijeron que tenía más de 40 grados, cuando tuve conciencia de donde estaba y lo que me había ocurrido se me vino el mundo encima, la familia, y el trabajo, hacia poco que me había cambiado y temía por él. Una vez despierto y consciente, empecé a informarme de lo que me había pasado, preguntando a los médicos y a las enfermeras y todos me decían lo mismo, un golpe de calor, yo no sé lo que significaba aquello y los problemas que me podían llegar, en las horas que estuve en Martorell no se quedo nadie sin que le preguntara, por la noche me trasladaron al hospital de Mollet allí estuve dos noches, aquí seguí preguntando y la misma respuesta, todo ocurrió por el calor, y creo que lo más importante fue que YO no bebía agua o no la suficiente. Después de toda la información recibida, el miércoles me fui a entrenar como si nada hubiera sucedido, eso sí con una lección aprendida que nunca se me olvidara, desde entonces no voy a ningún entreno o ninguna carrera sin el suficiente agua, esa gran lección es lo que trasmito muchas veces a los compañeros.

Con el atletismo, he conseguido dos cosas muy importantes para mí, primera y primordial la salud, y por supuesto las muchas amistades que tengo, una de ellas y la que más me ayudo en los entrenos fue el amigo José Ramírez.

Pasado no mucho tiempo me lance en mi primera media maratón en Tarragona, con unos resultados buenos para mi, por mi edad y la poca experiencia, tenia 44años, y tarde 1h 34´ en terminarla, acabé muy contento, los entrenos iban dando buenos resultados, así que los entrenos me los tome aun más enserio de lo que lo estaba haciendo, todo motivado con el amigo José, un buen día menciono la palabra maratón y me quedo gravada en la cabeza, no tenía ninguna experiencia pero si alguna información al respecto, savia que sería duro, y lo tenía que intentar, que mejor momento que este, tenía ganas, compañero de entrenamiento, y un amigo, y me atrevo a decir mi entrenador.

Nada más finalizar las vacaciones empecé a entrenar de nuevo, con el objetivo principal en la mente la maratón, tenía tiempo suficiente había que ir cogiendo la forma poco a poco, empezamos por entrenar tres días a la semana, alguna carrera de diez km, algún entreno un poquito más largo y alguna media maratón, hasta finales de Noviembre, a partir de aquí empezó el entreno más serio, quiero decir más duro, seis días a la semana y un promedio de cien km cada semana, durante doce semanas, hacíamos todo tipo de entrenamiento, si una cosa era dura lo otro más, pero en fin sabia a lo que me enfrentaba, por fin llego el mes de Marzo el mes de la maratón, no recuerdo el día, supongo que sería de mitad en adelante, qué más da.

La maratón empezaba en Mataró y terminaba, en la plaza de España de Barcelona, más de una hora antes de la salida ya estábamos allí, teníamos que recoger los dorsales y por supuesto calentar, y también apaciguar los nervios, que supongo serian muchos, dan la salida y todos tan contentos, sin pensar que teníamos por delante 42km y 195m, quiero recordar que de seguida se hicieron grupos, no tenía ni idea si aquel grupo era el adecuado o no, me encontraba cómodo y allí seguí, el grupo era grande, entre ellos se encontraban unos gallegos, y dos de ellos no paraba de contar chistes iban sobrados, yo bien pero no para estar siempre ablando, si entre en algunos comentarios, uno de ellos fue cuando empezaron hablar de los tiempos que algunos tenía previsto hacer, esto ocurrió en el km 30 aproximadamente, yo me vine abajo cuando dijeron que estaban en los tiempos de tres horas, yo no tenía ninguno en la cabeza tan solo terminar de la mejor manera posible, y me di cuenta qué iba demasiado deprisa, por los cometarios que aviamos hecho los días anteriores, abandone el grupo sin más, y seguí a mi ritmo, llegue a la meta muy contento y no agotado del todo, cuando la cruce me arrodille para besar el suelo, me salió por instinto, después me supo mal por mi mujer, que estaba allí cerca y se asusto pensando que me había pasado algo. Al final me salió un tiempo de 3h y 15m, un tiempo espectacular sobre todo para mí.

Después de lo conseguido seguí entrenando y participando en diferentes carreras por toda Catalunya, y el resto de España combinado con las excursiones de todo tipo, y también alta montaña. Entre ellas las más altas de España, como el Teide, el Mulhacen, Aneto, Veleta, Poset, La Pica de Estats, Peña golosa, Monte Perdido, Perdiguero, y otras muchas más de todo el territorio nacional, incluido Andorra y el valle de Aran.

Mientras los fines de semana aprovechaba para hacer alguna montaña que otra no dejaba de entrenar mis tres días a la semana, me plantee hacer otra maratón, en esta ocasión Madrid, con la pequeña experiencia que tenia de la primera maratón, los entrenos eran más llevaderos pero exigentes por su puesto, seguía asesorado por el amigo José Ramírez, en esta ocasión nos acompaño el amigo Toni Nondedeu, fuimos aparar en casa de la amiga Mª Antonia que vive en Madrid, José y yo si llevábamos un entreno bien hecho, Toni no tanto se pensaba que porque era más joven y monitor de yudo los entrenos no los necesitaba como todo el mundo, así le fue que tardo más de cinco horas en terminarla, y suerte que estaba lleno de masajistas por todos los lados, nunca más lo volvió a intentar. A mí me fue muy bien, y eso que esta es bastante más dura que Barcelona, el ambiente espectacular cuando pase por la puerta del sol, que era donde estaba la mitad de la carrera, Habían puesto unas tribunas y estaba llenas, y la música a tope, no tengo palabras para decir lo que sentí en aquel momento de emoción, en todo el recorrido había mucha gente a excepción de la casa de campo. Antes de llegar a la meta recuerdo que subimos una cuesta que está a la altura de donde estaba el campo de futbol del atlético de Madrid, pensaba que no se terminaba nunca, pero si se termino y llegue a la meta cansado pero feliz, allí estaba mi mujer, y los amigos esperándome, tarde tres horas y 23´ un poco más que en Barcelona, esta fue en el año 2000.

Ya tenía dos maratones terminados, y con ganas de seguir haciendo cosas, sin ningún objetivo prioritario, seguía con los entrenos semanales y las carreras de fin de semana, combinándolas con las salidas de montaña.

Año 2004 me plantee hacer una nueva maratón en esta ocasión Valencia, seguía estando más o menos en forma pero no para la maratón, así que ya sabía lo que tenía que hacer entrenar, hice un entreno muy parecido a las anteriores, no tenía que hacer cosas nuevas, en esta ocasión sin el entrenador, ya tenía el programa de las anteriores maratones.

Llego el día del desplazamiento, fui con mi coche y acompañado de mi mujer y mi hija, esta fue para verme y acompañar a su madre, y al mismo tiempo por si el regreso hiciera falta que condujera.

Domingo a primera horas de la mañana, desayunar bien y en seguida en busca de la salida, allí estaban los míos dándome ánimos, el ambiente espectacular y los nervios a flor de piel. Tomo la salida y los nervios poco a poco desaparecieron, en esta carrera tengo varias cosas en la mente, primero la sorpresa de ver a los míos en distintos puntos del recorrido, se desplazaban en el metro y no me habían dicho nada, segundo y no tan agradable las ráfagas de aire que soplaban mientras pasábamos por la costa, y por último la satisfacción de entrar en las instalaciones del Turia y dar la vuelta a la pista con las gradas llenas de gente y entre ellos los míos, de seguida las localice con las voces de mi hija, llegue entero y con un buen tiempo, 3 horas y 19 minutos, los entrenos seguían dando su fruto.

Después de esta si me plantee hacer más maratones, pero sin prisa, y si pudiera ser en distintas ciudades y así fue, cuatro años después ósea el 2008 me lance a la de Paris, todo fue de casualidad, en el autocar que aviamos montado para ir a la carrera de San Sebastián estaba el amigo Luis de Mollet, me comento que se había apuntado y que también le acompañaba su mujer, la idea me pareció buena y si lo hice, cuando regrese a casa lo primero que hice fue apuntarme y buscar hotel, así que nos fuimos los cuatro.

No sé el tiempo que faltaba, supongo que el suficiente para entrenar lo necesario, la cuestión es que llegamos a Paris y el mismo día de llegada nos dimos un buen paseo por los puntos más importantes de la ciudad, y al mismo tiempo recogimos los dorsales.

Al día siguiente como es lógico tocaba madrugar para desayunar bien y desplazarse el punto de salida, el ambiente impresionante en el paseo de los campos elíseos, 35000 personas dispuestas a correr, y mucho público acompañando. Dan la salida y recuerdo que tarde un buen rato en empezar a caminar, supongo que haría un km o más hasta que empecé a correr, fue bien ya que no aviamos calentado lo suficiente, en todo el recorrido había mucha gente y la mayoría animando, me costó entender al escuchar mi nombre en francés, no entendía nada hasta que me di cuenta que llevaba mi nombre en el dorsal, fue en esos años cuando empezaron a poner el nombre, no estaba acostumbrado a que me animaran por mi nombre, y menos en una ciudad desconocida, los km iban pasando y me encontraba bien, con ese ambiente era casi imposible venirse abajo, así que llegue a la meta en buenas condiciones, consiguiendo la posición 2800 de 35000 participantes en 3h y18´ esto supuso hacer un minuto menos que en Valencia cuarto años más tarde.

Siguiendo con lo que me había planteado anteriormente, al año siguiente me lance a la de Sevilla, en esta sí que fuimos unos cuantos del club fondistas la LLagosta, nueve a correr, Novo, Nicolás, José Luis, Venero, Rodrigo, Fernando, Cesar, Alex, Y un servidor, más algunos familiares de acompañantes, en esta maratón no tuve la misma suerte que en las anteriores, me refiero por el tema de entreno, pequeñas lesiones que no me dejaban entrenar lo requerido, y por si fuera poco dos semanas antes, me resfrié y tuve que parar.

Llego el día de la maratón y allí estaba en el punto de salida, Salí como siempre a mi ritmo y acompañado de los amigos en los primeros quilómetros, algunos de ellos no tardaron en dejarme eran más rápidos, yo seguía bien y al lado de alguno de ellos, las amistades nos iban animando en distintos puntos del recorrido, a partir del km 30 mis fuerzas ya no eran las mismas, incluso tuve que ponerme a caminar, la entrada al estadio de la Cartuja fue emociónate, llegue a la meta más cansado de lo esperado, y con un tiempo mayor de lo habitual, 3h y 35´ esto es 18´más que la anterior en Paris, la falta de entreno lo note y mucho, pero bueno lo importante era terminarla y así fue, y aquí se terminaron mis maratones, pero no mi vida deportiva.

Después de lo explicado anteriormente quiero destacar. El camino de Santiago, el francés, desde Sant Jan de Pie de port asta Santiago, siguiendo hasta Fisterra y Muxia. La vía de la plata en bicicleta, Sevilla, Santiago de Compostela, y lo más duro y bonito de todas mis aventuras el GR 11 o transpirenaica, desde Irún al Cabo de Greus, Cinco Campeonatos de Cataluña de caminadas de resistencia, y alguna que otro travesía de tres o cuatro días de duración….














martes, 31 de julio de 2018

VALLIBERNA Y CULEBRES


Una nueva aventura, en esta ocasión se trata de hacer una nueva cima, VALLIBERNA Y CULEBRES, los dos superan los 3000 mts por poco.

 Ya llevamos varios años en el mes de julio, el c.e.i. organiza una salida de alta montaña, todo esto requiere un trabajo importante, empezando por la reserva del refugio, y la logística en general.

El punto de encuentro de la mayoría en esta ocasión ha sido Santa Perpetua, aquí nos reubicamos en los coches que con anterioridad habíamos  decidido llevar, para compartir gastos, sábado 28/7.  9:45 h, allí estábamos todos, después de decidir quien iba en cada coche, sobre todo para la vuelta, ya que algunos se quedaban en el lugar, y la ida iban solos, algunos se subieron en sus coches para acompañarles  sin informar al resto, nos pusimos uno detrás del otro para salir juntos, en mi coche teníamos que ir cinco, y en ese momento éramos tres, uno de ellos ya me había informado con quien iba, el otro se fue a su coche a buscar la mochila, y se entretuvo en hablar por teléfono, yo pregunto a los que estaban en mi coche por el que faltaba y me contestan se ha metido en otro coche, yo insisto, y me dicen sí, nos ponemos en marcha y cuando llevábamos unos 20 km me suena el tfno. Cuál fue mi sorpresa, me habéis dejado tirado, estoy solo, así que media vuelta y a buscarlo, nos ponemos en contacto con el resto de los coches y todo solucionado, nos juntamos todos de nuevo en el pueblo de Bellcaire, aquí estaba previsto juntarnos con el resto del grupo, y almorzar. En total éramos 21, 15 de Santa y el resto de Manresa, aun nos faltaban casi 200 km, pregunte por el punto exacto de llegada por si tenía algún problema, como referencia el pueblo de Aneto, aquí cogimos una pista que nos llevaría hasta la presa de LLauset, punto de destino, parecía que se terminaba la pista y de golpe un túnel que te mete en lo alto de la presa.

 El aparcamiento es grande, pero había muchos coches, tuvimos que hacer alguna maniobra para poder aparcar.

Nos pusimos a comer cada uno lo que tenia y sin prisa, teníamos como dos horas para llegar al refugio, y toda la tarde por delante, cogimos las mochilas y sin prisa para arriba, el paisaje ya desde este punto impresionante.
 
 Como a las 17 h ya estábamos en el refugio, llamado Cap LLauset, esa situado a 2425 mts, en un entorno privilegiado, en este lugar yo estuve comiendo cuando hice la transpirenaica, hacia 10 días que lo habían inaugurado, al ser moderno tiene las habitaciones pequeñas pero bien aprovechadas, con su lavabo y su ducha individual.

La cena estaba prevista a las 19 h por lo que tuvimos tiempo para tomar algo, y dar un paseíto por los alrededores, empezaba hacer fresquito, y una manga larga no estorbaba, yo recordaba por donde había bajado y subido para pasar por el lugar.


Domingo 29  a las 6:30 h todo el mundo arriba teníamos que desayunar, la salida estaba prevista a las 7 h y así fue, cogimos todas nuestras pertenencias y  poco a poco para arriba,  con sus paraditas para reagruparnos y hacer fotos, hasta conseguir la primera cima, VALLIBERNA 3067 mt,
 
ahora tocaba lo más complicado, el paso del caballo, no es tan difícil pero impresiona, tiene buenas sujeciones tanto de pies como de manos, el amigo Fermín y guía de la expedición monto unas cuerdas de seguridad, después de algunas lagrimas de los presentes todos conseguimos pasar, felices y contentos,
 
 dos minutos más y ya estamos en la segunda cima, llamada CULEBRES,3062 mt, un pequeño descenso y decidimos hacer una paradita para comer algo, y soltar los nervios que algunos aun tenían.
 

El regreso fue por la parte opuesta a la que habíamos subido, de seguida vimos los coches al fondo pero lejos, pendiente pronunciada pero sin peligro, un rato antes de llegar a los coches hubo tiempo para darse un bañito, estaba muy fría, solo algunos valientes se metieron del todo, otros como yo nos conformamos con las piernas y los brazos.
 

A las 14 h ya estábamos en los coches listos para salir, teníamos que comer y sin reserva, nos paramos en varios sitios cuando decíamos los que éramos, contestaban no tenemos sitio, así que nos tomamos algo, y decidimos separarnos cada uno con el coche que tenía que regresar, nosotros allí mismo pedimos unos bocadillos y esa fue nuestra comida, pasadas las 19 h ya estábamos en casa, después de un fin de semana diferente, contentos y felices con el objetivo  conseguido.
SI QUEREIS VER MÁS FOTOS PICA     AQUÍ

domingo, 8 de julio de 2018

LOS 100 DE GALICIA 2018 (PORTO DO SON )


Por segundo año consecutivo he vuelto a  realizar los 100 km de Galicia, en esta ocasión la salida y la llegada a sido en Porto do son, un pueblo situado un poco más al sur que el año pasado, también costero.

Viernes 29/6, salgo de casa a las 4:30 h de la mañana, me esperaba el amigo Paredes  con su coche acompañado de Paco, y también Víctor, y en Montcada recogeríamos a Manolo, ya estábamos los cinco que teníamos que ir al aeropuerto,  allí nos esperaba  Ortuño, este año el aparcamiento del coche lo hemos hecho diferente, cuando llegamos a la terminal llamamos y vinieron a buscar el coche, la salida estaba prevista a las 6:30 h, llegamos con mucho tiempo de antelación, y eso que no teníamos que facturar, algunos tenían miedo de no llegar a tiempo.

Cuando llegamos al aeropuerto de Santiago, la misma operación también fueron a buscarnos para llevarnos a recoger los coches que habíamos alquilado, seguidamente almorzar para ir cogiendo fuerzas.

 Al hotel no podíamos entrar hasta las 4 de la tarde, por lo que aprovechamos la mañana para visitar algunos de los puntos más altos de paso de la caminada  porque será de noche, y no divisaremos las maravillosas  vistas, esta información nos la dio Alberto, un gallego y todo un experto en caminar y también de las diferentes rutas, y  los puntos donde se come bien, es una enciclopedia abierta, y una persona muy servicial, nos proporción bastones a todos los que quisimos,  y también nos dejo una mochila para el amigo Manolo, ya que la suya junto con sus bastones los había enviado por correo y no le llegaron a tiempo.

Una vez en el pueblo buscamos el hotel y nos instalamos, y nos fuimos a dar una vuelta turística, y al mismo tiempo controlábamos el punto de salida de la caminada, y como no, los diferentes sitios donde cenar y tomar alguna cervecita.

Este año nos hemos desplazado para la aventura nueve personas, como veis aun faltan tres por llegar, Paqui, Roque, y Xavier Caros estos vendrán a última hora de noche, así que tuvimos que ir a buscarlos al aeropuerto, fuimos todos a búscalos con una sola intención, de cenar todos juntos y lo antes posible, lo planteado no salió de todo bien, ya que el vuelo vino con retraso, en el restaurante nos dijeron que no podían esperar tanto por el servicio de cocina, así que cenamos los que allí estábamos, y les pedimos algo para ellos, evidentemente frio, esperamos en la terraza a que ellos llegaran y cenaran lo que les habíamos pedido, seguidamente regreso al hotel, teníamos 60 km por delante.

Sábado 30  el día esperado, no teníamos prisa pero enseguida  empezaron las inquietudes, la salida Hera a las 16 h, así que algunos nos fuimos a desayunar, y buscar dónde comer, queríamos como plato principal pasta, y en las cartas no había en ningún sitio, en el restaurante del mismo hotel les pedimos si nos lo podían hacer, cuantos sois, nueve, ningún problema. Eran las 11h teníamos tiempo más que suficiente para dar una vuelta al pueblo, y recoger la documentación pertinente para la caminada,

El hotel estaba a 5 minutos de la salida, un buen rato antes ya estábamos todos allí, saludamos a mucha gente que nos conocía del año anterior, sobretodo nos preguntaron por la amiga Paqui, que fue la que tuvo muchos problemas, y eso está en la memoria de la gente que nos adelanto, unas cuantas fotos para el recuerdo, y empieza la caminada.

Hicieron  una salida neutralizada hasta la salida del pueblo, había  pasos muy estrechos ese fue el motivo, una vez fuera los corredores empezaron a lo suyo, el resto sin prisa pero sin pausa, hablando con unos y con otros, el grupo se iba estirando cada vez más, hasta el punto que si querías ir con alguien en concreto tenias que correr para no perderle de vista, los primeros km de costa son los mismos por donde aviamos pasado el año anterior, este seguimos  por la costa unos cuantos más, las vistas bonitas el ambiente de playa ninguno, estaba nublado y las temperaturas idóneas para caminar, pero no para tomar el sol, km 15 primer avituallamiento aquí nos juntamos casi todos los del grupo, algunos ya se habían descolgado por diferentes motivos, este año no aviamos cogido el compromiso de ir todos juntos, pero tampoco está nada mal hacerlo, salimos de este y el grupo se iba estirando, Víctor  en cabeza acompañado de otras personas, detrás  iba yo en la misma situación pero distanciándonos, en el km 24, segundo avituallamiento,

aquí las distancias ya eran considerables, yo con Víctor no más de dos minutos, nos juntamos hablamos y teníamos las dudas de irnos o esperar, al poco llego Paco y lo mismo, media hora más tarde llego el ultimo y allí estábamos, suerte que no hacia frio, y así y todo las piernas lo notan y mucho, la situación no era agradable cada uno tiene unas ideas y una forma física muy diferentes, empezaron las primeras subidas, ahora aun se nota más la diferencia entre unos y otros, cuando llegue al próximo avituallamiento  Víctor ya salía, el resto estaban bastante atrás, espere un poco y tan solo aparecieron dos de ellos, me puse el frontal y en marcha, en ese tiempo los que venían detrás salieron antes que yo, ya era de noche lo prudente es ir acompañado de alguien, km 42 la cena, allí estuve casi una hora y no conseguimos juntarnos todos, si la mayoría, aquí quiero destacar no tan solo la buena cena, sino  el buen ambiente y la atención de la organización, entre ellos una niña de 11 años estaba atenta a todo, con una ilusión y unas ganas de trabajar impresionantes, diciendo el presidente es mi abuelo.


Salimos de allí unos cuantos juntos, si de día cuesta ir juntos de noche ni te cuento, así y todo de vez en cuando se oía una voz preguntando estas hay, por lo mencionado anteriormente, yo y dos más formamos un grupo, nos encontrábamos más o menos en la mitad íbamos tranquilos ablando y disfrutando de la noche, en uno de los cruces nos equivocamos  cuando nos dimos cuenta que no habían señales, así que media vuelta y para atrás, perdimos más de media hora, así y todo no fuimos los últimos en llegar al siguiente avituallamiento, algunos compañeros ya se habían percatado de lo ocurrido, nos llamaron por teléfono preguntando  donde estáis, todo controlado, algunos de los compañeros que se encontraban  de tras se alegraron al ponerse delante de nosotros.

Este año el que ha tenido problemas de sueño ha sido el Roque, el marido de la Paqui, no ha necesitado ayuda tan directa pero si teníamos que estar pendiente de él, se salía del camino y además iba muy lento, se izo de día y el ritmo  no se aumentaba todo lo contrario, el cansancio y las subidas cada vez más duras, los últimos 10 km fueron interminables, y demás se puso a llover, entre unos y otros no había más de cinco minutos, un km antes de llegar a la meta, sin contar con el amigo Paredes que tuvo que abandonar el km 71, con problemas en un pie, a la meta entramos todos juntos, con la colaboración de todos, un gustazo.

Una vez conseguido el objetivo faltaba celebrarlo, allí estaba todo preparado había de todo a excepción  de pulpo, nos informaron que este año estaba escaso y el precio por las nubes.

Un par de cervecitas antes de empezar a comer, empanada, mejillones barios, navajas, ternera, el vinito fresquito, postres, café, el presidente nos obsequio con una botella de orujo, fabricación propia, buscando participantes para las próximas ediciones, jajajaja, durante la comida estábamos viendo el partido de futbol, en una pantalla gigante que habían instalado para tal fin, bueno viéndolo, no del todo el que más como el que menos nos estábamos durmiendo. Estaba lloviendo de lo lindo una escusa para no salir, cuando se termino nos fuimos de cabeza a la cama, no estaba el tiempo para ir a la playa como algunos tenían pensado.

Domingo 1 de Julio, nos levantamos y ha desayunar teníamos todo el día para nosotros el avión no salía asta última hora de noche, dejamos el hotel, y nos fuimos de visita turística a Santiago, unas vueltas por los alrededores de la catedral, y para terminar unos vinos en el bar que nos habían recomendado,

 seguidamente nos desplazamos a Santiso O Pino, ese creo que es el nombre del pueblo, el restaurante A CAÑIZA, teníamos pensado hacer una mariscada, y no pudo ser, teníamos reserva de mesa, pero no encargamos el marisco, yo me lleve una pequeña desilusión, duro poco, ya que nos pusieron de todo, pescado y algo de marisco  y también carne, estuvo muy bien no fuimos capaces de acabar con todo.

Seguidamente nos fuimos al aeropuerto aun faltaba mucho para la salida, pero teníamos una hora concreta  para entregar los coches, la espera fue larga, unos durmiendo y otros dando vueltas, y además por problemas informáticos en Barcelona todos los vuelos con ese destino estaban retrasados, así que cuando llevamos a casa eran las dos de la madrugada, un fin de semana largo y intenso.

SI QUEREIS VER MÁS FOTOS PICA  AQUI

domingo, 13 de mayo de 2018

VIA DE LA PLATA, SEVILLA, SANTIAGO


Día 24-4-2018  inicio mi nueva aventura: esta vez en bicicleta. 

Decidimos ir en tren al aeropuerto a primera hora de la mañana, teníamos tiempo suficiente ya que no teníamos que facturar, entramos por los pelos, y todo por una confusión de cola junto a nuestra puerta, y nos pusimos a  esperar, e incluso fuimos a los servicios.
La Vía de la Plata tiene su inicio oficial en Sevilla. Por logística nosotros lo iniciamos a unos diez km, exactamente en Santiponce. Llegamos en taxi: lo primero recoger las bicis en Correos, montarlas  y, a continuación ,nos pusimos almorzar.

Ponemos el GPS en marcha: nos incorporamos en el track. y sin darnos cuenta vamos en dirección contraria. Tan contentos, después de unos km. divisamos al fondo la Giralda. Aquí vemos que algo va mal, así que media vuelta y a deshacer lo hecho. 

Al llegar a Castilloblanco de los Arroyos, nos paramos a comer. No teníamos prisa y, además, estábamos cansados: supongo que por el madrugón y el ajetreo de toda la mañana. Después de 70 km, los últimos por carretera, llegamos a Almadén de la Plata, nuestra primera noche.


Día 25-4-2018 Segundo día, Almadén - Zafra (82 km) 


Pasamos por el Real de la Jara, una zona muy bonita, y muchos cerdos por todos los lados, pero no demasiado agradable. Nos tocó arrastrar las bicis más de lo deseado. En el fondo, el lo que tiene la aventura. Comimos en Monasterio, y final de etapa en Zafra.


Día 26-4-2018 Salimos del lugar alrededor de las 8:30 h con un tiempo espectacular, y un camino con poca dificultad. Almuerzo en Villafranca de los Barros. A partir de aquí, muchas viñas y olivos y una pistas prácticamente llanas, hasta el punto que acaban por aburrirte. En los últimos km nos tropezamos con un rebaño de cabras inmenso. Tan inmenso que nos tuvimos que parar hasta que nos dejaron pasar. Yo me puse hablar con el pastor. Dijo que allí había una 1200, pero que tenían casi dos mil. El final de la etapa de hoy era en Mérida. Total: 65km.

Día 27-4 -2018 Iniciamos una nueva etapa. A la hora de costumbre nos ponemos en marcha. Hoy también con poca dificultad. Muchos prados inmensos y bonitos.  Hemos visto pocos animales, cosa que me sorprendió. Lo comenté donde comimos y me dijeron que se apartaban de los caminos. No me convenció  demasiado ya que todo el camino estaba lleno. Durmimos en Cáceres, en un hotel a las afueras. Todo estaba lleno en el centro, así que tuvimos que coger un taxi para cenar y hacer una visita cultural. Me pareció una ciudad interesante. Total 77km y sumando.


Día 28-4-2018 Hoy ha sido el primer día que hemos almorzado antes de salir. Las torradas con manteca me encantaron. A Andreu no le hicieron tanta gracia. Aquí también unos paisajes verde y más verde. No se cansa uno de verlos. Una mañana bastante fría, 3 grados, con la bici eso es mucho frio, con un terreno muy accidentado. Mi sorpresa fue cuando llegamos al primer albergue del camino, no había otro sitio donde dormir. Hasta aquí todos hoteles. Me encontré con el portaequipajes roto, sábado por la tarde, en un pueblo que no había de nada. Suerte que el dueño es un tío enrollado, y me acompañó al pueblo anterior a unos 10km de allí, también regenta un camping. Allí con las ideas de él y las mías, hicimos una chapuza que me ha durado hasta el final. Nos costó un par de horas en total. Le pregunté que le debía y me dijo que NADA. Incluso casi se enfadó.  Después de mi insistencia conseguí pagarle un café. Me dijo que no lo hacía por dinero sinó que le gustaba ayudar a los demás cuando creía que lo necesitaban. Sus negocios funcionaban y creía que era por su forma de actuar.
Tan solo quedaban dos camas, y éramos tres. Me preguntó si no me importaba dormir en un sofá cama, en el mismo comedor. Después de lo pasado ya me iba bien todo. Es la primera vez que duermo en un alberque, donde no me molesto nadie. Mientras cenábamos cayó un buen chaparrón, y las temperaturas cayeron en picado. Un pueblo pequeño y amurallado sin ningún interés. Eso me dijeron mis amigos. Yo no pude hacerlo por todo lo ocurrido. Esta buena persona que me ayudó se llama NACHO.
La etapa de hoy era CÁCERES, GALISTEO, 76 KM.


Día 29-4-2018 Galisteo- Aldeabuena del Camino,
Hoy también tuvimos que dormir en un alberque. No había dónde elegir. Estaba todo completo por el puente de Mayo. Hemos hecho diez km menos de los previstos, primero por el dormir y después porque nos cayó una granizada  y nos pusimos empapados: es decir, otro día más de suerte. Encontramos donde lavar la ropa  y nos encendieron la calefacción. Las montañas de enfrente estaban nevadas. Creo que era el puerto de Béjar. Hoy un pequeño percance : Jaume se cayó en un barrizal no muy limpio. Nos sirvió de cachondeo ya que no le pasó nada. El camino bastante llano y muchos prados vendes y encinas,  y muchas puertas por abrir y cerrar. Hoy tan solo 50km.


Día 30-4-2018Aldeabuena del Camino – Morille   77 km
Hemos dejado Extremadura y nos metemos en Castilla. El paisaje ha cambiado por completo. montañas verdes y mucha vegetación. Nos hizo mucho frio y además nos llovió.


Primero de Mayo, Morille – Salamanca

Tan solo 20km. Nada más salir tuve la mala suerte que se rompió el cambio. Tuve que cortar la cadena y dejarlo en piñón fijo: Aun así, no funcionaba. La cadena estaba muy entrevigada, mi estado de impotencia me llevó a decir a mis amigos que me dejaran solo y me puse a llorar como hacía mucho tiempo que no lo hacía. Era fiesta, pasaban muchos ciclistas y varios se pararon a preguntarme, y no teníamos nada que hacer. Algunos me aconsejaron que fuera por otro camino más llano para así poder llegar al pueblo más próximo, y así lo hice. Allí no había de nada, tan solo un bar, el cual aproveché para comer algo y buscar información. Me subí de nuevo en la bici y, poco a poco, hasta que llegamos a Salamanca. Buscamos el taller de alquiler de bicicletas que nos habían informado. Por suerte estaba abierto, lo miraron y me dijeron que si tenían la horquilla que estaba rota no tendrían ningún problema en arregarlo. Desgraciadamente, no hubo suerte. No la tenían. Tuvimos que esperar al día siguiente a ver si la tenían otros talleres, así que nos fuimos en busca de alojamiento, y esperar a la mañana siguiente que nos dijeran algo.



Día 2-5-2018  Salamanca- Villanueva de Campean
Eran las 11 horas y no sabíamos nada. Mis amigos estaban allí conmigo. Les dije que para mí ya se había terminado el camino, pero que ellos tenían que seguir, decidí ir a la estación de Renfe para ver qué posibilidades tenía para volver a casa. Cuando estábamos cerca del taller sonó el teléfono: me informaban que ya tenían la pieza y sólo era cuestión de montaje. Nos dijerom que fuéramos a dar una vuelta y que nos llamaban cuando lo tendrían arreglado. Serían casi las 14h. Nos acercamos para recogerla y seguir el camino. A Andreu se le ocurrió preguntar por su freno y que le hiciera una revisión. Tenía el cable casi roto. Lo arregló en poco tiempo. Como aun no habíamos comido nos fuimos a comer allí al lado. A las 15:30 h seguíamos en el lugar. Poco más tarde nos poníamos en marcha, cruzábamos la ciudad y, cuando ya estábamos en las afueras, a Jaume se le reventó una rueda, así que media vuelta y de nuevo el taller: en esta ocasión arrastrando la bici. No había manera de abandonar Salamanca. Pasadas las 16 h nos ponemos de nuevo en marcha, esta vez sí, llegamos a Campean después de haber hecho 52 km, no estuvo nada mal si tenemos en cuenta  todo lo ocurrido.


Día 3-5-2018  Villa nueva de Campean -  Tábara
Salimos como casi todos los días hacia las 8:30 h pasadas, intentando disfrutar del camino y de las grandes esplanadas. Comimos en Montamarta. Ahora sí, ya más relajados, no duró mucho porque la maneta del cambio no funcionaba todo lo bien que tenía que ir. En este pueblo no había mas que un herrero, pero me sirvió para que me dejara unas herramientas y poder salir del paso: vaya camino que llevo.  Además, unos km más tarde tengo mi primer pinchazo. Todo me tocaba a mí, y eso que no había pisado ninguna mierda. Después de todos los pequeños percances,  conseguimos hacer 85 km. No estuvo nada mal. En este trayecto, creo recordar que los últimos 15 km fueron por carretera.

Día 4-5-2018 Tábara - Puebla de Sanabria. Seguimos en la provincia de Zamora, un constante sube y baja, con unos paisajes diferentes a lo pasados. Por aquí encontramos muchas arboledas de chopo, y alguna huerta muy bien cuidada. Comimos en Mombuey. Hoy han sido 91 km, algunos por carretera, con poco tráfico. El pueblo es interesante como visita turística.


Día 5-5-2018 Puebla de Sanabria -  Agudiña
En esta etapa nos aconsejaron que fuéramos  por carretera, debido a las obras del Ave. Hay mucho tramos destrozados e incluso cortados, así que hoy todo carretera. Por suerte ha sido sin tráfico. No fue fácil, pues  tuvimos que subir dos puertos. Uno de ellos,  el de Padornelo. Aquí en lo alto aprovechamos para almorzar. Del otro, no recuerdo su nombre. Y ya estamos en Galicia. Hoy ha sido el primer día que hemos terminado antes de comer, con sus 56 km.


Día 6-5-2018 Agudiña - Xillao
Y como que estamos en Galicia, aquí por tecla general no hay nada plano. Eso sí, bonito pero duro. Es la etapa que más tiempo estuvimos andando y con muchas piedras y desnivel. Comimos en Vilar del Barrio, pasamos por la alberguería: un sitio muy peculiar que tiene todas las paredes llenas de conchas con la firma de los peregrinos si la compras.Le pregunto que si sabia cuántas podría tener y me contestó que no tenía ni idea, que tan solo que estaba desbordado con el éxito. Ahora tenemos el tema de dormir.  También fue complicado. Habíamos contactado por teléfono a primera hora de la mañana, llegamos al pueblo pasadas las 18 h. Nos ponemos en contacto para que nos indique la dirección, y cuál fue nuestra sorpresa que aún nos quedaban más de dos km y nada sencillos: eran cuesta abajo pero andando. Llegamos al lugar, que era una aldea con cuatro casas. Tuvimos que dormir dos en una cama y otro en la otra: todo estaba muy limpio pero no había nada más. Allí no había ni moscas. Descansamos la mar de bien. Para cenar nos llevó en su coche a otro pueblo, y cuando terminamos vino a recogernos. Hoy han sido 74 km.


Día 7-5-2018 Xillao - O Castro
Otro día más disfrutando de los paisajes, como todo Galicia entretenido. Diez minutos antes de pararnos a comer,  nos pilló una tormenta y nos pusimos chorreando. Esto fue en CEA. Después de comer y secarnos en el mismo restaurante, emprendimos de nuevo el camino: sin prisa y con mucha pausa. Como todo el camino, no ha estado nada fácil lo de dormir. Hoy, de nuevo, en un albergue municipal. A mí me es igual, pero los amigos prefieren hoteles. No había otra cosa. Este se encuentra a las afueras del pueblo, en un entorno bonito, como a un km. Así que tuvimos que darnos un paseíto para ir a cenar. 60 km más y restando.


Día 8-5-2018  O Castro - Santiago

Última etapa, un pequeño adelanto a la hora de la salida. No sé si fue por las ganas de llegar o, posiblemente, por la mala noche que me dijo Andreu que había pasado. Un día más intentamos y conseguimos seguir el camino que llevábamos en el track, que no es ni más ni menos que el marcado, salvo pequeñas variantes. Nos paramos a comer como a unos 15 km de la llegada según el track. No habíamos mirado el final y, por causas que desconocemos, tenía el final unos 7 km antes. Así que te haces la idea de lo que te queda y es un palo. Además, en cuesta. No es técnico,  pero es duro. Por fin conseguimos nuestro objetivo, al final de la etapa, 70 km.




SI QUEREIS VER MÁS FOTOS PICA   AQUI